¿Trabajáis en lo que os apasiona? (Parte 1)

Adoro mi trabajo

Cuando me levanto por las mañanas para ir a trabajar, lo único que me molesta es el hecho de no haber dormido lo suficiente y encontrarme cansado para afrontar la guardia de bombero, pero sólo eso. Todo lo demás es increíble. La incertidumbre, el riesgo, los compañeros, el tiempo libre entre guardia y guardia… Me parece el trabajo perfecto, y es curioso, porque hace 20 años no se me había pasado por la cabeza que pudiese acabar trabajando de bombero.

En 1995 estaba recién aterrizado en Madrid, estudiando Arte Dramático en un pequeño cuchitril en la calle Bravo Murillo, donde recibía clases del maestro argentino D. Juan Carlos Corazza. Es difícil de transmitir lo increíble que fue aquel año para mi. Salir de Granada y aterrizar en el epicentro del arte, hacía que estuviese en una nube constantemente. Era una esponja humana que trataba de absorber todo de todos en aquel estudio. Recuerdo que Javier Bardem cursaba Tercero cuando yo entré, y el simple hecho de cruzarte con él en el mini vestíbulo descubierto de la entrada, era increíblemente motivador. Durante mis años en el estudio, tuve el honor y el placer de compartir clases con lo mejorcito del cine español. Del cine y de la televisión. Un medio en el que ahora no resulta extraño ver trabajar a los mejores y que entonces parecía que era una sala de castigo para actores mediocres.

Tristán Ulloa, Leonor Watling, Irene Visedo, Silvia Abascal, Elena Anaya, Miguel Ángel Muñoz, Manuela Velasco, Najwa Nimri, Andrés Gertrudix, Victor Clavijo, Zoe Berriatúa, Diego Martín, Pau Cólera, Sonia Jávaga, Manuel Morón, Belinda Washington, Miriam Díaz-Aroca, y decenas de nombres desconocidos con chorros de talento corriendo por sus venas… Me pongo a pensar y no paro. Queríamos comernos el mundo (y queremos). Cuantas ganas de crear y de vivir y de fagotizar a los personajes para hacerlos nuestros… Éramos afortunados de tener claro lo que queríamos hacer con nuestras vidas. El único factor que nos frenaba y nos incordiaba cual mosca cojonera era el maldito dinero.

No os hacéis una idea de lo dura que puede llegar a ser la profesión de actor. Puedes pasar años esperando hasta poder hacer una prueba para un proyecto decente, y da igual que seas Al Pacino, que el día de la prueba, por cosas de la vida, puede que no salga bien y todo se va a la mierda, o igual sale bien, y acabas peleando por el papel con tu mejor amigo, o te dan el papel y justo antes de empezar a rodar el proyecto se viene abajo, o te vas de un proyecto que parece mediocre a uno mejor, que acaba siendo una basura y retirado de la televisión, o un clásico que me toco vivir en persona: “Si no os parece bien lo que cobráis, os vais a la calle que tengo a cientos de actores deseando hacerlo por menos” Nos decía un productor teatral que nos explotaba a toda la compañía pasándose el convenio por los cojones (como hacen muchos). En fin, duro de cojones.

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 13.35.24

Mi primer trabajo televisivo. En “El súper” en 1996 Flaquísimo y con pelazo xD

Y si trabajar como actor es una lucha continua por sobrevivir, como actriz todavía más. A la industria no le gusta ver a mujeres de más de 40 en sus proyectos y se convierte en una tarea faraónica el sobrevivir trabajando solamente de actriz.

Esta semana leí en una revista, que tan sólo el 2% de los actores pueden vivir de su trabajo. Por fin un dato medianamente real. Me hacía gracia cuando escuchaba que si la mitad de los actores trabajan y la otra mitad no. O gilipolleces del tipo, “Con lo que cobráis, como para quejaros”… Cuantísima gente habla sin pensar.

Cuando trabajaba en “Mediterráneo”, una serie sobre el parque animal Selwo, que emitió Tele 5, con Josema Yuste, Ana Duato y Jesús Bonilla y que duró 2 Temporadas, cobraba bastante bien. Era uno de los secundarios de la serie y dependiendo del mes podía sacar entre 600.000 y 800.000 pesetas mensuales, gastos aparte, ya que nos trataban como reyes. La productora pagaba nuestro alojamiento, manutención y todos los traslados que hiciesen falta desde Madrid. Todo el equipo estaba la mar de contento. Tiempos de vacas gordas. Algún amigo mío sacaba la cuenta de la vieja y te soltaba tan tranquilo que vaya chollo, que si ganaba casi 9 millones de pesetas al año. Nada más lejos de la realidad.

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 13.33.50

“Mediterráneo” Tele 5. 1999

No hay nada que se parezca más a los sueldos de los actores que los torneos de poker. Es increíblemente difícil entrar en premios, y cuando ganas, todo el mundo se cree que eres multimillonario. Cuanta ignorancia.

Aquella expresión de “vivir esperando a que suene el teléfono” la experimente durante mucho tiempo. Recuerdo comprar un contestador para el teléfono fijo por miedo a que llamaran y no estuviese en casa. Cuando llegaron los móviles tenía obsesión por las llamadas perdidas. El dinero que ganábamos con cualquier proyecto había que estirarlo como un chicle para poder vivir todo el año y hasta el mejor actor que os podáis imaginar, ha tenido épocas en las que ha tenido que hacer encajes de bolillo para llegar a fin de mes. No os hacéis una idea de lo mal que lo pasan la inmensa mayoría que veis en las series cada noche. Y además, muchos de ellos, tienen que aguantar el peso de la fama durante años. ¿Cuanta gente de “Al salir de clase” creéis que ha dejado de trabajar para siempre y tiene que aguantar chascarrillos sobre su personaje día tras día? Y no tengo que daros ese ejemplo, mirad a Burt Reynolds por ejemplo, ¿Os creéis que vive a tutiplen en una mansión en Hollywood? Seguramente esté con una crisis del copón, porque otro de los problemas es la lucha continua con el maldito ego que te impide ponerte a fregar platos. Y si eres responsable y te tragas el orgullo, igual te pasa lo que le pasó a una buena amiga, que fue muy famosa durante mucho tiempo y buscaba trabajo de dependienta en una tienda y le decían, “Pero como te voy a contratar, la gente no va a comprar nada, sólo va a venir a la tienda para que le firmes autógrafos”……. Muy, muy desolador el panorama.

Yo hinqué la rodilla sobre 2002 y me tragué mi orgullo y volví a casa de mis padres Y yo tuve suerte. Hay mucha gente que no puede contar con ellos. Yo pude. Y me ayudaron, y gracias a mi hermano Pepe, cogí las riendas de mi vida. El plan era sencillo: Trabajar en algo que me dejase tiempo para actuar. Surgieron 3 trabajos: Funcionario de prisiones, controlador aéreo y bombero. El de funcionario de prisiones quedó descartado pronto. El de controlador tenia su gracia, un pedazo de sueldo y mucho tiempo libre, pero realmente jodido entrar y el stress decían que era brutal. Así que quedaba ser bombero, que me atraía y me gustaba, pero que no tenía ni idea de como conseguir serlo.

Había coincidido con Emilio Buale en “Mediterráneo”. Él es bombero del Ayuntamiento de Madrid, y yo flipaba con sus horarios. Se venía a Estepona, grababa 4 días, volvía, hacía una guardia y de nuevo para abajo. Recuerdo pensar cuando me dijo lo que ganaba, que no era mucho. Menudo ingenuo inmaduro era yo madre mía.

Le pedí consejo y fui a visitarlo al parque. Me indicó todo lo que tenía que hacer y le eché huevos, me puse a estudiar y a entrenar como un loco y después de 3 años conseguí entrar en Alicante. Fue un proceso muy, muy duro. Entre tanto salieron proyectos muy bonitos en televisión. Pase una buena temporada en “Arrayán”, serie líder de audiencia en Andalucía a niveles brutales. Doblábamos a las otras cadenas. Cuanto le debemos los actores andaluces a series como esta o “Plaza Alta” por donde casi todos los actores andaluces que conocéis han pasado antes o después. Mientras opositaba tuve muchísima suerte y me siguió saliendo trabajo. Pero ya no perdía el norte. Recuerdo salir de grabar un capítulo de “El comisario” y coger el coche e ir echando hostias para examinarme en Guadalajara y tener que pelearme por hacer el examen por llegar 5 minutos tarde… Muchos de mis amigos actores me decían que si hacía eso, es que realmente no quería ser actor. Siempre me lo tomé como una ofensa, pero ahora que lo pienso, quizás tenían razón.

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 13.37.18

Mi primer trabajo compaginando profesiones. “Arde la calle” en 2006

El cerebro humano es increíble, y con los años va menguando la zona del riesgo y se va asentando la zona racional que hace que seamos más “maduros”.

Soy muy afortunado de poder trabajar como bombero y poder seguir luchando en la jungla actoral, pero soy consciente de que si me hubiese quedado sentado esperando a que sonase el teléfono, no habría llegado a donde estoy ahora. ¡No dejéis que os venza la pereza!

Yo no quería volver a los números rojos en la cuenta, a los trabajos parche de mierda, a tragarme el orgullo y pedirle dinero prestado a mi familia… No. Y no creo que se me pueda considerar menos actor por eso. Quería vivir más tranquilo. Y desde donde estoy ahora, veo claro y meridiano que tomé la opción correcta. Puedo hacer mucho más que lo que hacía antes. Me refiero a abrir más el abanico de proyectos artísticos. Puedo incluso producir y dirigir mis pequeños proyectos. Pero lo más importante, repito, es que me encanta lo que hago, y os aseguro, que si no me gustase, lo dejaría y empezaría de nuevo con otra cosa.

Los trabajos son como los mejores amigos de la infancia. Muchas veces pensamos que tenemos que aguantarlos porque están allí desde siempre, pero nada más lejos de la realidad. Si tenemos un amigo de toda la vida que se pasa con las confianzas y es un gilipollas, igual es el momento de mandarlo a tomar por culo y seguir con nuestra vida. Igual pasa con el trabajo.

¿Que porqué todo este rollo? Pues para que no os acomodéis. Preguntaos cuál sería vuestro trabajo ideal. Querer es poder. Que nadie os frene. Si lo podéis imaginar, podéis hacerlo.

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 13.20.50

No podía imaginarme de pequeño que me iba a ver en este tipo de pifostios. Un incendio en San Blas en Alicante, marzo de 2015

La especialista en marca personal, mi paisana y amiga Arancha Ruiz, cuenta en su libro “El mapa de tu talento” algo muy interesante. Si tienes, por ejemplo, 40 años, muchas veces piensas que ya no puedes hacer nada más en la vida. Puede que ya te consideres un perro viejo en el trabajo y que con la comodidad que da saber lo que sabes, no quieres cambiar. Pero en realidad solo has trabajado 1/3 de tu vida profesional. Cuenta en este video que os recomiendo muy mucho, que según un estudio de la universidad de Oxford, más del 50% de trabajos que conocemos a día de hoy desaparecerán en 20 años. Da que pensar. ¿Realmente estáis trabajando en lo que os gusta? ¿Cuál es vuestro talento?

La vida está mal organizada. Nos obligan a elegir cual será nuestro trabajo cuando todavía somos unos niños. La mayoría de las veces nos dejamos llevar por la inercia de una mala elección y trabajamos en lo que nos va saliendo, que en muchos de los casos no tiene nada que ver con lo que hemos estudiado, y en otros muchos, no tiene nada que ver con nuestro talento personal, ya que el día que elegimos que estudiar no sabíamos ni lo que quería decir la palabra “talento”

Nos pasamos trabajando casi una tercera parte de nuestra vida y es inaceptable que lo hagamos en algo que no nos hace felices. Mi consejo es que le echéis huevos, que cojáis las riendas, y que trabajéis en lo que os gusta, que seguramente sea en lo que seáis mejores. No tengáis miedo a equivocaros.

Os queda mucha vida por delante para malgastarla en un trabajo que no os gusta.

Anuncios

Un comentario en “¿Trabajáis en lo que os apasiona? (Parte 1)

  1. ¡Pablo! Soy Morales del colegio, un abrazo, cuánta razón tienes y admiro tu valor. Decirte que más valor tiene el que arriesga teniendo una zona de confort “con mucho confort”, que el que no tiene nada que perder. Tú ya sabes a qué me refiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s