Adaptación

“E’ un mondo difficile
e vita intensa
felicita’ a momenti
e futuro incerto…” Tonino Carotone

En agosto harían 6 años desde que llegué a Alicante.

6 añazos que han pasado volando.

Llegué con una clara intención. Firmar la plaza y permutar con Madrid para seguir con mi carrera de Actor. De hecho, ese fue el motivo de opositar a Bombero. No era para nada vocacional. Gracias al actor Emilio Buale y a las charlas con mi hermano Pepe me decidí a opositar a bombero ya que dejaba mucho tiempo libre. Las otras dos opciones restantes eran funcionario de prisiones o controlador aereo. Y mira tu hasta donde me ha traído la vida. Increíble… A mi me dicen hace 10 años que iba a estar trabajando de bombero y me descojono de la risa. Pero aquí estoy. Y durante todo este tiempo he aprendido a amar y a disfrutar mi trabajo y he intentado seguir una sencilla regla. Adaptarme a la vida tal y como venía y construir así mi propia historia, como en la maravillosa película de Spike Jonze con guionaco del que es para mi, hoy en día, el mejor guionista del mundo. Charlie Kauffman. Y es aquí donde conectamos con mi querido poker.

En la peli que os cuento “Adaptation: The orchid thief” (El ladrón de orquideas), vemos a un guionista (el propio Charlie Kauffman, interpretado por Nicolas Cage) que está construyendo la película que estamos viendo. Esa es su meta. Escribir esa peli. Y el resultado es el metraje que vemos.

Lo primero que hemos de hacer, es fijarnos nuestra meta en el mundo del poker, para poder así enfocar toda nuestra energía a ese punto. ¿Para qué jugamos al poker? ¿Para divertirnos? ¿Para ganar un torneito? ¿Para sacarnos un sueldo? ¿Para ganar un brazalete de las WSOP? ¿Para ser el mejor jugador del mundo?

Cuenta Penélope Cruz que ella se visualizaba una y otra vez recogiendo un Oscar. Os puede parecer de coña, pero es importante. Visualizar nuestra meta y enfocar todas nuestras energías para conseguirla.

Os aseguro que hay muchísima gente que no gana, porque en realidad, se la trae al pairo. No es lo que más ilusión le hace en el mundo, es una cosa más. Tan sencillo como eso. ¿A donde queréis llegar y que estáis dispuestos a sacrificar por conseguir vuestro objetivo? Por poneros un ejemplo. Las oposiciones me han costado a mi salud, años, innumerables malos ratos, años de entrenamiento y sacrificio y viajes que se quedaron en el tintero (2 WSOP van ya…). Pero ahora he conseguido mi objetivo (Casi. Cuando estampe la firma, lo habré logrado, que ya no me fío de nadie). Y ahora, a por otra cosa.

Decía un maestro que tuve hace años que para poder trabajar como actor hacían falta talento, esfuerzo y suerte (por desgracia el talento puede ser prescindible). Hay gente con muchísimo talento que se está comiendo los mocos, y gente, con menos talento que una mesa camilla, que están trabajando sin parar. Algunos gracias al esfuerzo, y otros que no se esfuerzan lo más mínimo, y que, afortunadamente, están condenados a un fracaso y olvido inminente. Y el que tiene talento, se esfuerza y le acompaña la suerte, en cuanto empieza a trabajar, ¡Boom!, vida solucionada. Sólo hay que añadir otro ingrediente. Paciencia. Exactamente igual que en el poker.

Cuando jugué mi primer torneo en el ya desaparecido Casino de Villajoyosa, no tenía meta alguna. Sólo sed de victoria y diversión (sobre todo en los desaparecidos torneos de 5 cartas.¿Para cuando uno de chirivito? Sería un exitazo asegurado…) Poco a poco fui mentalizándose en que tenía que ganar un torneito y luego fui enfocando mis metas cada vez más altas. Por desgracia no puedo decir que he conseguido todo lo que me he propuesto, pero si muchas cosas. Nadie dijo que era un camino fácil. Así que ahí sigo. Como diría el gran John Rambo “Día a día…”

Y como decía antes, la clave está en la adaptación. Para que lo visualicéis de manera simple, reduzcamos la ecuación a su mínima expresión. Un torneo cualquiera. Nuestro objetivo ha de ser ganarlo, por supuesto. Y durante este torneo hemos de ir adaptándonos a todas las situaciones posibles. No será lo mismo que juguemos en una mesa de gente loose que en una de tights. En una mesa six handed que en una full ring. No será igual nuestro juego si jugamos con diez ciegas que si lo hacemos con treinta o que si lo hacemos con cien. Y lo más importante y donde más hay que adaptarse, no será lo mismo jugar en una mesa con gente que sabe jugar, que con gente que no tiene ni puta idea de que va esto de las cartas. Para ello es muy importante que estemos muy focus en la partida.

Con el tiempo he ido cogiendo manías tontas que me desconcentran de lo que tengo que estar haciendo que es jugar al poker. Foooooocus coño!!!. Back to the basics. De vuelta a los inicios en los que prestábamos el 100% de nuestra atención a todo lo que pasaba en la mesa. Nuestra enemiga la soberbia nos ha comido terreno y muchas veces menospreciamos a los que, hace unos años, éramos nosotros. No hay que perderle el respeto a nadie.

Si esto lo extrapolamos a nuestra carrera pokeristica o pokeril, como queráis llamarla, hemos de tener muy claro que no tiene nada que ver jugar un torneo turbo de cien euros de buy in, que un rebuy de doscientos, que una etapa del moribundo CEP o una del EPT. Y ya no dependerá sólo de la adaptación. Entrará mucho en juego el entrenamiento que tengamos y que nunca hemos de descuidar. A veces me sorprendo de la poca preparación que tiene la gente que se sienta en una mesa. No sólo matemática o de vocabulario de poker, a veces algo tan simple como una mano pone al descubierto la preparación del personal. Un ejemplo. En el Estrellas de Málaga comentaba con un compañero de mesa la sick hand de Juanillo Maceiras en la final del paralelo del SPT de Sevilla en la que con 58 revento AA allin preflop con un flop AQT y tardo dos minutos en averiguar el resultado tras dos respuestas fallidas sin conseguirlo (J9 en turn y river, claro). No me cansaré de decirlo. Hay que estar preparado y hay que leer y estudiar. Y además, tener paciencia.

Y ahora dejando el poker a un lado, dedicaré unas lineas a cerrar un ciclo que llega a su fin.

“Me llaman el desaparecido,
que cuando llega ya se ha ido,
volando vengo, volando voy,
deprisa deprisa, rumbo perdido.
Cuando me buscan, nunca estoy.
Cuando me encuentran, yo no soy
el que esta enfrente, porque ya,
me fui corriendo mas allá.”  Manu Chao.

Empiezo el día 4 de julio a trabajar en Córdoba. Mi futuro es completamente incierto. Tengo algunos planes, pero no se lo que va a pasar con mi vida. Iré adaptándome conforme vayan pasando los días 😉 Pero parece que finalmente, voy a echar el freno de mano.

Han sido 6 años duros. Muy duros. Con momentos realmente malos. Los peores sin duda, la muerte de mi compañero Jesús Gonzalez Soria y el accidente de moto de mi gran amigo Marcos Martínez. Que huevos tiene. De estar a punto de perder la pierna, a ir paseando por Luceros hace unos días. Paciencia hermano, que de aquí a nada estás otra vez corriendo por el monte, cazando Jabalíes.

Me ha costado mucho esta ciudad. Los alicantinos son muy particulares, y los andaluces aquí no solemos encajar muy bien. Hay de todo, claro. Pero en general somos bichos raretes.

Yo he tenido la suerte de sentirme arropado por una familia que me han hecho sentir como en casa cuando he estado aquí, y quizás haya sido culpa mía el no sentirme mejor por no dejarme cuidar y no querer dejar el culo quieto en un sitio. En el parque de bomberos he encontrado mi trocito de hogar y me he sentido mimado y querido.

Por mi casa han pasado ocho estudiantes Erasmus además de dos chicas que trabajaban en TEMPE y en la OAMI cuando ya mi cuerpo no pudo más con la fiesta y el desorden. Gracias a ellas, he vivido una segunda juventud y un tiempo Erasmus que nunca pude tener. Todo han sido idas y venidas a Granada y a Madrid en un tiempo en lo que todo era caduco en mi vida. En el camino he rendido mi arte y lo he sacrificado por la tranquilidad de un sueldo. Adaptación. Me he sentido como un camaleón. La imposibilidad de estar en Madrid trasladó mis inquietudes artísticas a dirigir en vez de actuar. Un nuevo frente se abrió en mi vida con el mundo del poker y gracias a la apertura del Casino Mediterráneo en el puerto, frente a casa, la estancia en la capital alicantina fue muchísimo más amena.

Y ahora, después de mucho tiempo, parece que se acerca lo perenne. Toca poner el huevo y una vez puesto, disfrutar de la paz que (se supone) traerá ese futuro sin meneos. Toca volver a soñar con lo artístico. Con los castings, los estrenos, los rodajes, las esperas… Toca dejarse querer. Y lo mejor de todo, es que tengo algo que no sentía hace tiempo. Ilusión.

Futuro. Preparate. Allá voy.

Anuncios

8 comentarios en “Adaptación

  1. Pues yo soy andalú y en Alicante estoy de pm. La única diferencia es que tu eres un malahe de Graná y yo un tío de puta madre de Jaén ni polla (jejeje).
    Antes de irte definitivamente tenemos que quedar para tomarnos unas cañas, más teniendo en cuenta que hoy es nuestro santo. Felicidadessssssssssss.

  2. A por ellos!!! Verás que el futuro te recompensará los esfuerzos y sacrificios de los últimos años y por fin tendrás el éxito que te mereces. Porque ya nos toca!! Y yo estaré ahí para verlo…

  3. Hola Pablo, me llamo Javi soy de Córdoba y llevo un tiempo leyendo tu blog, llevo 4 o 5 años jugando al poker aunque no de manera profesional (semiprofesional) ya que soy Agrónomo y estoy haciendo la tesis, si no tienes muchos contactos por aquí y te apetece contactar conmigo para hablar de poker o cualquier cosa te dejo mi mail.

    javigarcia1978@hotmail.com

  4. Como puedes decir que te ha costado mucho adaptarte si no has parado por Alicante más de cinco días seguidos. Y cuando la visitabas, te metias en el casino a perder al poker o en casa, durmiendo la mona.
    Bueno que mucha mierda en todo lo que hagas petardillo……..Un beso.

  5. Estoy seguro que conseguirás todo aquello que te propongas, no pierdas nunca la ilusión. Y lo más importante es que vayas donde vayas siempre serás recordado como lo que eres: un fenómeno.
    Deseando volver a verte por Alicante, un abrazo.

    • Yiiiiiiiiiiii!!!! Gracias tio… Me has puesto la piel de gallina. Se os echa de menos cabrones… Estoy seguro que estaras machacándolos a todos en las partiditas. A ver si aprenden a echarle cabeza que son todos unos calientes. Jeje… Un abrazo fuerte amigo. En cuanto suba llamo. A cuidarse!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s