Crónica del Maverick 2010 y feliz año!!

Buen, bueno, bueno… Una semanita muy ajetreada. Pokeristicamente hablando ha sido interesante por un motivo. Identificar claramente lo que es estar metido y concentrado en una partida y lo que es no estarlo. El jueves pasado, con los cojones bien hinchados después de un día de entrenamiento y estudio mortal, decido ir a JUGAR y DESCONECTAR pagando los cincuenta euros del rebuy semanal del casino de Alicante. Pura terapia. Tenía guardia al día siguiente, así que sabía que me iba a jugar mis fichas antes de lo que debiera. Sólo quería, repito, jugar a las cartas para despejarme. No pensaba en ganar. Lo mismo que cuando uno se va a jugar al golf para desconectarse de sus problemas, digo yo.

Llegue a la mesa, me puse a escuchar a Sabina, y empecé a ganar manos a diestro y siniestro. Focus 100%. Concentradísimo. Me daba igual todo. Sólo cartas y las maravillosas letras de Sabina. Me puse de puta madre en fichas. Como ya he dicho iba solo a jugar. Me daba igual durar mas o menos, por lo que no hice ni rebuy, ni addon. Seguí escalando hasta que una mano me vino raiseada allin por un short (15k) y yo en SB me aíslo con KQs por 40k y el ciega grande paga con AQ. El short llevaba AK. Remuerto estaba. GG Pablo!

Me fui a casa encantado de habérmelo pasado de puta madre y de haber olvidado mis problemas e intentando recordar cada paso que hice esa noche para repetirlo (en términos de concentración).

La otra cara de la moneda fue el Maverick. Partida familiar que organizamos cada año y que ya va por la 9ª edición. 150€ de los cuales 50€ van para un torneo mixto de chirivito y 5 card draw y los 100€ restantes para un Hold´em.

Comenzamos un pelín tarde. A las 6. La primera partida fue la de chirivito/cerrado. Una ronda de cada. En la ronda de chirivito, además de esta modalidad, el dealer podía elegir si jugar al cincinatti (5 card stud) y al sintético con descarte (para mi sigue siendo la modalidad del pasado y del futuro) de una o dos filas. Vamos. Para matarse vivos.

Se sortean las mesas y en cada una se pone a uno de los cabezas de serie (un ranking de puntos que se hace desde el primer año) para así no coincidir “los buenos” en la misma mesa. Igual os parece injusto, pero es otra de las caracteristicas que hacen especiales este torneo.

Desde que comenzamos sentía que no estaba jugando al poker. No estaba a gusto ni con la luz, ni con el ambiente, ni con las fichas, ni con nada… Y además, jugué como el culo. Después de ir sufriendo toda la tarde, me triplico con un full servido de ases ochos en el cerrado y en la siguiente mano me lo juego todo con un proyecto de escalera de color a dos puntas con un full clarísimo en la mesa (en el chirivito vale más el color que el full ya que hay menos outs para conseguirlo, pero vamos, que no era el momento). Bueno, que me fui de la partida por no jugar bien y eso me jode y mucho. Siendo consciente de mi error, intenté concentrarme para la siguiente partida y poco a poco lo fui consiguiendo. ¡Que difícil cambiar del chirivito al hold´em! Me costaba integrarme en la mesa. Hacía los movimientos porque sabía que había que hacerlos, pero no los sentía para nada. No se si me entendéis. Me entraba AK y subía porque sé que hay que subir, pero no me situaba con las cartas… Muy extraño. Poco a poco fui entrando en el juego y después de 12 horas de intenso juego caí en la burbuja cuando mejor poker estaba desarrollando (parece que se me da bien el poker de fondo y la gente estaba muy cansada). Mesa de 6. Cobran 5. Con 30k y las ciegas en 2k-4k. Mi amigo Rodrigo limpea en UTG y yo justo después le meto la caja con AKs. Después de pensarlo un rato paga con A6 de diamantes y me revienta con color. La mano propició además que me cabrease con el capullo de mi hermano que no se le ocurre mejor momento para tocarme los huevos que ese. “Vamos a levantar una por una…” ¡Quieres tirar el flop coño! Bueno. Que burbuja quedé y a gusto me quedé porque jugué muy bonito. Interesante también como las alegrías y cabreos en estas partidas con amigos son más desmesurados que jugando en el casino. La confianza con los amigos, supongo, pero que alegrón y que gritos metí con mi full de ases ochos…

El heads up del chirivito-cerrado fue entre mi verdugo Alberto Hita, y Jose “Blacky” con victoria para el Negro. Burbuja fue Chico de la Plata que mereció mucho más. Pero los errores se pagan, y sólo tuvo uno que le costó el torneo.

El hold´em lo ganó el mejor jugador del torneo a mi parecer. El capullo de mi hermano Luis, con un riverazo (As) que le hizo ligar dobles mayores y alzarse con la victoria y el trofeo. Aquí os dejo algunas instantáneas.

Y nada más señoras y señores. Aprovecho para despedir el año y anunciar cambios en muchos aspectos de mi vida. En mi trabajo, en mi forma de jugar al poker, en el diseño del blog, en mi vida sentimental… Un poquito de todo. Con ganas de empezar el nuevo año que seguro trae vivencias acojonantes. Gracias a todos los que me habéis apoyado y ayudado este año. Nos vemos en las mesas. Besos, abrazos, salud y amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s