San Sebastian. El paraiso.

Si hay algún lugar en el mundo en el que no me importaría pasar una buena temporada, siendo el culo inquieto que soy, que no paso mas de una semana en un sitio, es sin duda San Sebastian. Me encanta. Me encanta y me encanta.

¡Ay que tiene el norte!. Parecido me pasa con Galicia, aunque no tanto como aquí. Me gusta llegar por la carretera atravesando montes y respirando verde, entrar por Ondarreta, cruzar la Concha y darme una vuelta para ver como andan los surferos en la playa de Gros a los pies del Kursaal.

Me gusta este frio que se te mete en los huesos y que te hace buscar abrazos y edredones. Me gusta el talante vasco. Me derrito con su gastronomía. Disfruto como un nene que va por primera vez a un campo de futbol cada vez que me pierdo por el casco antiguo, perdón, por el casco viejo, a los pies del monte Urgull. Respiro paz y libero ansiedad cada vez que subo la cuesta que lleva a casa de mis queridisimos amigos Elena y Jesus que me hacen sentir mucho mejor que en casa, y oye, ¡que no es un decir! Que yo en mi casa estoy como Dios, pero aquí estoy como Dios y además me cuidan y sobre todo… DUERMO!

Este año tenía clavada la espinita de no haber podido venir como en años pasados al maravilloso festival de cine por la ya conocida maldita oposición. Así que esta semana que la tenía libre y a falta (todavía… Es de coña…) de fechas de examen he decidido venirme a Estudiar/Jugar/Comer/Disfrutar/Vivir esta semanita.

Hoy ya he jugado y me he comido unas riquisimas tapas en “A fuego negro”, bueno, he de ser sincero, no tan buenas para lo bien acostubrado que estoy a comer aquí. Ahora si, la copita de “200 monges” Pfffff… Yo no se como no me he bebido la botella enterica…

El satelite igual de mierda que todos los satelites del CEP, pero que se le va a hacer. Ya que uno esta aquí pues lo juega. He hecho 1 rebuy y 1 addon y han salido de 69 jugadores 23 plazas, así que he decidido tomarmelo con muuuuuucha calma. Tanta que casi me voy a la puta calle. Pero bueno, hay que aprovecharse que hay gente que no sabe que esta en un satelite y decide jugarsela en cuanto ven cartas buenas sin tener en cuenta los stack del resto de la gente. Como el capullo del SPT de Valencia. Penalizaron con una vuelta a un borracho que no paraba de liarla y se lo comían las ciegas y se iba a la calle. Sólo había que esperar. Pues un listo en la mesa de al lado se mete allin y otro paga… Absurdo. El borracho contentisimo por haberse clasificado. Hoy ha pasado algo parecido pero no tan bestia en mi mesa, por mi que siga pasando. He pasado y juego mañana. Creo haber escrito en algun sitio que prefiero jugar el dia 1B, pero aquí, prefiero el 1A para poder disfrutar el Sábado de este paraiso si no me lian mucho Eneko (ganador del año pasado aquí en su tierra) y su padre “el coletas”, que buena gente son, bueno, y la tropa que viene mañana que da miedito. Vaya peligro…

Y eso, que mañana jugaré encantado y pase lo que pase disfrutaré, porque aquí, por una vez, lo de menos es el puto poker.

Señores, Agur, gabon y bihar arte.

Anuncios

4 comentarios en “San Sebastian. El paraiso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s