SALI GEP

Nunca olvidaré cuando de chiquitino, mi padre me
enseñó cómo no olvidar los siete pecados capitales. Me aprendí la palabra SALI
GEP, y  desde entonces, no los he olvidado.

Soberbia

Avaricia

Lujuria

Ira

 

Gula

Envidia

Pereza

 

Llevo ya un tiempo metido en el mundo del póker,
pero no le había puesto consciencia a esto que explico hasta hace relativamente
poco. L@s jugadores casi siempre acaban tirando un torneo por pecar con uno de
estos siete pecados.

            Vayamos por partes:

Se define la soberbia como la altivez y
arrogancia del que por creerse superior desprecia y humilla a los demás.
Cansado estoy de ver en las mesas a gente que no puede encajar que el jugador
que tiene delante, novato o veterano, pescao o tiburón, sea mejor que él y que
le gane. Y por pecar de soberbio, se precipita y se inmola en manos absurdas en
las que con cualquier otro jugador no pensaría siquiera en jugar.

            ¿Cuántas veces nos ha
podido la avaricia? ¿Cuántas veces nuestro stack ha sido lo suficientemente
grande para levantar el pie y jugar cómodos pero hemos querido más, y más y más,
y las fichas nunca parecían suficientes, y al tener unas pocas menos hemos
pensado que ya no nos quedaba nada (cuando en realidad se puede jugar
cómodamente de sobra), que teníamos que doblarnos y hemos tomado decisiones
nefastas? Esto, la verdad, no es aplicable a muchos jugadores… A ver así…
¿Cuántas veces hemos querido sacar mayor beneficio a un par de ases o un par de
reyes limpeándolos en vez de apretar preflop como mandan los cánones?, y esa
decisión ha hecho tomar vida a la expresión "la avaricia rompe el
saco". (Ojo, no digo que siempre sea malo limpear AA, que cada cual haga
lo que quiera, yo personalmente desde que en el satélite del partouche se me
ocurrió hacerlo y me reventaron vivo, no se me vuelve a ocurrir…) Bueno, creo
que entendéis de sobra lo que es la avaricia en el póker…

            La lujuria, el apetito
desordenado de los deleites carnales, a más de uno le ha gastado malas pasadas
al no poder concentrarse en la mesa por estar más atento por impresionar a la
jugadora que tenía en frente, que por jugar de forma correcta, o incluso más
absurdo, por centrarse en el escote (por no decir "en las tetas") de
la croupier. Jugadoras, ¡aprovechad esa ventaja!

            La Ira… Todos y cada uno de
nosotros la hemos sentido en una mesa de póker. Antes o después. Mejor dicho,
más antes que después, ya que llega un momento en que aprendes a no querer
arrancarle la cabeza al que tienes en frente porque sabes que la diosa fortuna
es como es. Eso se aprende con el tiempo, jugadores novatos. Pero esa furia,
ese deseo de venganza, de odio… Ese estado que tan bien define la expresión
“estar tildado” o “being on tilt” es uno de los mayores enemigos de los
jugadores del naipe.

Recuerdo cuando jugábamos al póker por pura
diversión, y comíamos y bebíamos todo lo que nuestro cuerpo aguantaba. Ahora,
para mí es imposible plantearme un torneo borracho perdido o habiéndome metido
antes (o durante) entre pecho y espalda un chuletón de 1 kilo poco hecho. No.
La sangre tiene que estar en la cabeza, no en el estómago. Y quien no haya
hecho la prueba, os lo recomiendo muy mucho. Es mejor pasar hambre (¡No digo
que no cenéis! Una ensaladita, algo a la plancha…) en una mesa de póker, que
estar afanegao. Probadlo. Os aseguro que funciona. La gula no es buena amiga de
los largos torneos.

            La envidia. El deseo
de lo que no se tiene… El deseo de ser el mejor, de si en tu mesa está Leo o
Pastor o May o Varico o Perico de los palotes, ese deseo de pensar que se está
más cerca de la gloria por haber eliminado a un jugador conocido, y que se
relaciona con la soberbia también desde el momento en que no queremos que nos
echen de un torneo porque "¡Qué van a pensar los demás jugadores de mí!
¡Van a pensar que no soy tan bueno como ellos!". Esta sensación hundía
hace unas semanas a un buen jugador amigo mío, y lo peor de esa sensación, es
que te domine y que en el siguiente torneo tengas en la cabeza el no querer
hacer el ridículo en vez de estar en lo que se tiene que estar. En jugar al póker.

            Por último, la pereza.
Define la Real Academia
Española de la lengua la pereza como “Negligencia, tedio o descuido en las
cosas a que estamos obligados”. No hay cosa que más me fastidie durante un
campeonato que ver a gente tomar decisiones absurdas y que después de perder un
torneo por méritos propios digan “Es que estaba muy cansado”. ¡Anda y vete a tu
casa! ¿A qué has venido entonces? A una mesa de póker se viene a jugar, y eso
conlleva aguantar hasta el final. Y si no, no te sientes a jugar. En este último
pecado englobo todo lo que he dicho antes. Me gusta la definición “…Descuido de
las cosas a que estamos obligados”. A la hora de jugar un torneo estamos
obligados, como buenos jugadores, a estar descansados, concentrados, a tener
educación, a estar atentos, a saber cuándo callar, a saber cuándo ayudar, a
saber cuándo levantarnos a descansar, a reflexionar, a pensar, a calcular.
Estamos obligados a comportarnos. Y al que no le guste, que se vaya a jugar al
cinquillo con su abuela.

Para luchar contra estos siete  pecados
capitales existen las siete virtudes cardinales:

Contra soberbia, la
Humildad
Contra avaricia, la Generosidad
Contra lujuria, la Castidad
Contra ira, la Paciencia
Contra gula, la Templanza
Contra la envidia, la Caridad
Contra pereza, la Diligencia.

A ver… Ni tanto, ni tan poco. Quitamos de esta
lista la generosidad y la caridad que no pueden practicarlas ningún buen
jugador de póker. (Qué buena es mi señora madre… Cuando jugábamos de chicos y
ella llevaba nuts, pasaba para que no perdiésemos más fichas…) Centraros sobre
todo en ser humildes, pacientes y diligentes. Grabarlo a fuego en vuestra mente
y os aseguro que seréis mejores jugadores de póker. ¿Cómo hacerlo?

Explicaba Platón
en “La República”,
que las cuatro virtudes cardinales
eran la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia.

“Platón define cómo un individuo puede lograr estas virtudes: la
prudencia viene del ejercicio de razón, la fortaleza de ejercer las emociones o
el espíritu, la templanza de dejar que la razón anule los deseos, y desde estas
la justicia viene, un estado en que cada elemento de la mente está de acuerdo
con los otros.

Platón describe la justicia como la virtud fundante y preservante porque
sólo cuando alguien comprenda la justicia puede conseguir las otras tres
virtudes, y cuando alguien posee todas las cuatro virtudes es la justicia que
mantiene todos juntos.”

Al leer esto me quedó clara una cosa. La justicia
en el póker es la suerte. Cuando ésta tiende a infinito, se iguala para todos.
Si todos tuviésemos la misma suerte, sería entonces cuando las demás virtudes
harían de un jugador un verdadero ganador.

Y nada más. Aquí os dejo las seis virtudes que
para mí son esenciales para llegar ser un gran jugador de póker: Humildad,
Paciencia, Templanza, Diligencia, Prudencia y Fortaleza.

No puedo, o no sé, daros una regla nemotécnica
como hizo mi padre para memorizarlas, pero bueno, tampoco cuesta tanto. Si las
memorizáis, seguro algún día me lo agradeceréis.

Dicen por ahí que si juegas mal al póker pierdes,
y que si juegas bien, a veces, ganas. La suerte en el póker existe. Esto lo
sabemos bien todos los jugadores. Y esa “maldita” suerte puede arruinar todas
estas virtudes de un plumazo. Pero por si acaso tenemos esta suerte de cara,
conviene tenerlas acompañándonos de comodines, para que ése “Si juegas bien, a
veces, ganas”, se transforme en un “Si juegas bien, ganas”.

 

Anuncios

2 comentarios en “SALI GEP

  1. Pues creo que coincidimos con la manera de memorizarlos, yo tenía evaluación de religión en el cole y fue la única manera que encontré de aprendérmelos es algo que hasta el día de hoy no olvido… respecto a tu publicación a pesar que no soy amante del poker debo decirte que es excelente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s